sábado, 20 de diciembre de 2014

Salamandra entrevista a... RuthSa'n El Moön

1. Hola Ruth, háblanos un poco sobre ti.
Me llamo Ruth Casanovas, psicóloga y bailarina, dedicada a jornada completa a ambas profesiones, de echo una disciplina sin la otro para mi no pueden existir. Cuando es necesario, uso la danza como terapia así como en algunas ocasiones bailo en el escenario lo expresado por mis pacientes en la consulta, o bien, como ésto tiene un peso importante en mi vida y en mi crecimiento profesional.


Siempre he bailado, siempre he estado en movimiento, recuerdo estar estudiando en casa mientras daba piruetas, en el colegio nos juntábamos y creaba coreografías, para mi era muy importante que las clases tuvieran algo de "swing", a pesar que me encantara estudiar, pero que no fueran tan aburridas, y tuve la suerte que en muchas ocasiones en el aula se nos daba la oportunidad de bailar y enseñar lo que habíamos creado.

La psique y el cuerpo están sumamente relacionados, curioseo desde niña en cómo las personas nos relacionamos con nuestro cuerpo, en como nuestra mente, nuestros pensamientos y nuestros sentimientos influencian en la salud. Encontré respuestas a mis preguntas en la carrera y en especializaciones, pero en el camino, se cruzó la danza oriental y le dió un toque mágico a mi día a día y aportándome otras muchas más respuestas.

Recuerdo después de mi primera clase tener agujetas en partes del cuerpo que nunca había tenido, y ésto que había patinado 13 años y hecho gimnàsia rítmica otros tantos... Con el tiempo entendí que no eran agujetas, sino desbloqueo. Me desbloqueé, conecté con mi parte más fémina, la vergüenza voló y siguió otro camino, empecé a conectar con harmonía, mi cuerpo bailaba al ritmo de mi alma, libremente. La música vibraba en mi interior y me hizo sentir muchas nuevas sensaciones.
Al poco tiempo de la primera clase, me apunté a más escuelas para tener un horario de danza oriental más completo a la semana. En este entonces conocí a mi gran maestra de vida, no solo de danza, sino de vida, Maribel Liñán, quien abrió las puertas a un mundo infinito y lleno de amor por la danza oriental y el mundo espiritual.
Algunos espectáculos en grupo en público y al poco tiempo me ofrecieron la posibilidad de realizar un curso de "arteterapia en movimiento", que agradezco muchísimo; fue relevante para dar un paso más allá, trabajé mucho y sentí confianza para empezar a dar clases.
Por esto me acerqué a la Academia Munique Neith, donde me formé como profesora y a la vez empecé a tomar clases como alumna. Allí fui no solo para eso, sino porque sabía que impartían clases de Tribal Fusión, con una amiga habíamos asistido a unos talleres y sabía que en la Academia impartían clases.
No me imaginaba que allí y en esas clases descubriría todo un mundo, el tribal fusión, la danza que enlaza totalmente con mi ser, y tampoco sabía que encontraría a Amaru Sabat, mi gran profesora de Tribal.
Desde entonces, no he dejado nunca de bailar tribal fusión, pasé de estar en "Tribal I" a ser miembro de la compañía de Tribal Su'ud Cirque y de quedar 3a en el concurso TribalX Fusion de Lisboa. Hubo dos años que me formé paralelamente en tribal !, II, III, perfeccionamiento y en la compañía. Enganchada y enamorada completamente de esta disciplina y de la manera de dar clases de Amaru, con gran calidad y con muchísima técnica.

2. ¿Cuando y por qué empezaste a bailar?
Des de mi primer día con un cinturón de moneditas hasta el día de hoy han pasado 7 años y 10 meses, y con el Tribal Fusión solo 4 años... pero qué es el tiempo sino relativo? Cuando algo te llega al alma, la dedicación, esfuerzo y motivación van a una velocidad tremenda, te impregnas de alegría y el aprendizaje es a diario, es una pasión.
Cierto es que cuando empecé a bailar, llevaba un año muy metida en los estudios y sentía que necesitaba mover algo que estaba latente, esperando su momento. Abrí los ojos como naranjas cuando estando en Escocia de Erasmus, una buena amiga me llamó y me dijo que se apuntaba a la danza oriental y que había pensado que cuando llegara me podía apuntar con ella. Parecía que había estado escuchando mi voz interna, porqué acertó. Y así fue, en enero, al regresar, allí estaba, con mis moneditas.

3. ¿Por qué has elegido el estilo que bailas ahora?
Creo que no lo elegí,  vino a mi, el Tribal me cautivó... recuerdo ver algún vídeo, algún taller, alguna foto del vestuario de tribal... y de pronto me encontraba recibiendo clases de Amaru, a quien admiro profundamente su arte por la danza tribal Fusión en el aula y en el escenario. Se dio así, a veces sentía que cuando me definía como bailarina se me hacía grande y todo... la oportunidad vino sin tener pretensiones, solo con ganas de disfrutar, y ahora mi vida, mis horarios, mi agenda, mis viajes, mi ocio, gira entorno a mi dedicación a la danza, siendo ésta una de mis prioridades e imprescindible para mi felicidad.


4. ¿Cuál fue tu 1ª actuación?
Para mi la representación más significativa, sin duda alguna, fue regresar a Catalunya de sorpresa para la boda de mi hermano, vivía en ese entonces en Nicaragua, trabajando en un proyecto en una ONG, y le bailé, preparé mucho ese baile, preparé mucho ese momento, nunca había bailado sola frente tanta gente, así que al acabar tuve el abrazo más largo y fuerte de mi vida; nunca lo olvidaré.



Otra que me marcó muchísimo fue la primera vez que me presenté en un concurso, el del TribalX Fest de Lisboa en 2012, que hice pódium, solo llevaba un añito en esta disciplina y me cargó de una energía tremenda para seguir bailando y atreverme a bailar y bailar. El primer premio estatal que conseguí en Maktub, me tubo unos días aturdida, aturdida de las palabras bonitas que compartió muchísima gente conmigo, y eso me hizo sentir muy recompensada después de la dedicación intensa durante este tiempo

5. ¿Cuál fue la vez que más vergüenza pasaste en el escenario? ¿qué paso?
No sé si fue vergüenza, pero no me sentí nada bien bailando, fue en un espectáculo super chulo solidario, con muchísimos números de danza y de circo, precioso, pero yo no me sentí demasiado bien con mi actuación, no me sentí segura, había practicado poco y esta circunstancia me enseñó muchísimo, tuvo mucho peso e hizo que mi respeto, preparación y dedicación a la danza fuera con mucha más serenidad..

6. ¿Cuál es tu vestuario favorito?
Mi vestuario favorito es el de tribal fusión, me siento muy identificada, en cambio con el de oriental me cuesta mucho más ponérmelo.
A parte mi vestuario casi siempre está cosido por mi madre, así que lleva buena energía de por si!!!! Este es un buen ejemplo del arte que tiene mi madre cosiendo:



7. ¿Prefieres bailar sola o acompañada?
Me encanta bailar, sola o en grupo, pero en grupo lo prefiero porque es mucho más divertido. Se comparten ideas, risas, pifiadas, el camino creativo es super enriquecedor y el resultado suele ser múltiple, la energía de cada una se expande.Aprovecho cuanto puedo todas las oportunidades o ocasiones que se ofrecen con Su'ud Cirque.
A pesar de ello, bailo muchas veces en solitario, por la simple razón de que a veces quedar con mi compañera de tribal o otras tribaleras es más complicado por tema horarios, y lo disfruto igual encima del escenario, pero las echo de menos en los ensayos jejeje, que son algo más aburridos.

8. ¿Cuál es tu mejor experiencia como profesora y cuál la peor?
La verdad es que cada día con mis alumnas es una linda experiencia y no podría elegir una clase mejor que otra; lo cierto es que a veces el día es pesado y al llegar a la clase, estar con ellas y danzar juntas el día cambia, te olvidas de lo que ocurre fuera, te centras en ti y en ellas. 
A pesar de ello recordaré siempre un taller que impartí un sábado, hacía poco que era profesora, tenia solamente dos grupitos y justo estaba en paro por un par de meses. Propuse hacer un taller el fin de semana, pensando que seríamos unas poquitas. La sala se llenó, finalizaron las inscripciones, bailamos tanto que los espejos de esa enorme sala estaban empañados, ver como disfrutaron, como aprendieron, como sudamos y como nos reímos, no tubo precio!!!!
La peor cómo profesor es cerrar un grupo y despedirte de él


9. ¿Quién es para ti el mejor bailarín/a de tu estilo?
Para mi mi referente es Samantha Emmanuel, es el layering como persona, inteligente, respetuosa, creativa, equilibrada, harmónica, divertida, serena y super elegante, como persona, dando clase y en el escenario. Con ella he estado en diferentes ocasiones, en lisboa y Barcelona y tube la gran suerte de participar en su coreografía que creó en el TribalArt 2014.
Mi otra gran bailarina es Amaru Sabat, que siempre me sorprende, hace lo que quiere con su cuerpo, tiene una flexibilidad y conciencia corporal impresionante, me gusta porque respeta mucho el lazo con el oriental, sin hacer del tribal una fusión cualquiera. A parte es mi referente, es quien más me ha enseñado y con quien me formo semana a semana, es mi profesora, compañera en el escenario y amiga.

10. ¿En que te inspiras para crear tus coreografías?
La musica me inspira, si no me llega no sé crear coreografías.
Creo que cada coreografía que he hecho dice mucho de mi en ese presente, o así puedo vero ahora con la distancia. La última, la que hice con la máscara, fue algo más allá, por eso cuando me vi recompensada con el primer precmio en el concurso nacional de Maktub, me conmovió, porque puse mucho esfuerzo. La coreografía representaba mucho a mis pacientes, mi pacientes con sus corazas, sus máscaras que tanto cuesta soltar y vivir libremente. Representaba la dualidad, el ying y el yang, el vivir enmascarado o vivir libremente, las dicotomías, el dolor, la dependencia, el duelo frente la libertad, el darse una oportunidad, disfrutar, equilibrio, la tranquilidad...

11. ¿Qué otras aficiones ocupan tu vida además del baile?
Otras a parte de la psicología y del tribal fusión es la danza africana con dunduns, jejeje, que es super divertido y muy adrenérgico, una danza libre y de la tierra bien distinta al tribal fusión que me parece que es más de concentración y mucha técnica.
Pero mi modus vivendi o mi gran hobbie es Viajar por el mundo hace 10 años a viajar sola o en ocasiones con alguna amiga o con mi pareja, y siempre con mi preciosa mochila a mis espaldas, inseparable. Desde entonces no he podido parar. He estado en los cinco continentes y aun siento que el mundo es mágico y que me queda muchísimo por descubrir y aprender. En la Índia recibí clases de Ketty Holand y estos últimos viajes he aprovechado y he dado alguna clase o he participado en algun show improvisado como Indonesia o México, o organizado como Sao Paulo, Brasil.



No hay comentarios:

Salamandra buscando...