sábado, 10 de enero de 2015

Salamandra entrevista a... Cklo Labella.

1. Hola Labella, háblanos un poco sobre ti.
Mi nombre artístico es Cklo Labella. Me dedico a impartir clases de Danza Oriental y Bollywood en Barcelona y alrededores desde 2009 y estudio ambas disciplinas desde 2000 y 2007 respectivamente.


En mis clases doy técnica y ofrezco conocimientos “teóricos", pero en el escenario, a no ser que me pidan algo en concreto, prefiero experimentar: interpretar diferentes papeles, explorar la fantasía y la fusión, y cómo no, bucear en el inconsciente. Con éste objetivo he tomado, de forma adicional, clases de Danza Persa, Tribal Fusión, Odissi y Giro Derviche, entre otros.

Además, investigo los campos de la simbología, la psicología, los cuentos populares y los mitos.
A la danza que nace de estas exploraciones la llamo La Danza de las Mil Caras.

Podéis conocerme un poco más en:
Facebook: https://www.facebook.com/pages/Cklo-Labella/106827596011478
Wix: http://cklo28.wix.com/cklolabelladance

2. ¿Cuando y por qué empezaste a bailar?
No contaría más de doce o trece años cuando me hice muy amiga de una chica marroquí. Fueron ella y sus hermanas, las que me mostraron la Danza Oriental. No eran "técnicas"; pero aquellos movimientos me cargaban de buena energía y espoleaban mi imaginación, así que me apresuré en buscar más conocimientos sobre la cultura árabe y este tipo de baile.
Fue así como,tras mucho buscar, inicié un curso de danza. ¡Por entonces, se trataba de algo casi desconocido!
Años después conocí el Bollywood y lo que iba a ser una simple aventura, se convirtió en una larga relación...

3. ¿Por qué has elegido el estilo que bailas ahora?
Me muevo entre la Danza Oriental, el Bollywood y la Fusión o como yo prefiero llamarlo, Danza de las Mil Caras... puesto que no fusiono Oriental con otra danza específica. Sí que la base es el Oriental y que trabajo sobre una u otra danza adicional a la hora de coreografiar. Pero no se trata de siempre la misma "fusión", ni soy siempre el mismo personaje.


La Danza Oriental es fundamental porque me ayuda a conectar conmigo misma y me encanta su elegancia. El Bollywood es...¡puro metal! Puedo soltar toda mi energía, que a veces rebosa y debo controlar en Oriental. La Danza de las Mil Caras... me hace libre del todo. Y a la vez, me exige mucho para poder ofrecer un trabajo coherente, respetuoso y creativo. Así que me obliga constantemente a investigar tanto en libros como en el movimiento, ¡y eso me encanta!



4. ¿Cuál fue tu 1ª actuación?La primera vez que pisé un escenario fue con mis compañeras de clase en mi primer fin de curso. Recuerdo una falda azul y plateada que se me caía todo el tiempo, los nervios, la euforia... y la playa, pues danzamos sobe un tarima cerca del mar de Coma-Ruga.
Siempre recordaré el apoyo y cariño con que nuestra profesora nos guió en esta experiencia, algo que trato de tenerlo presente cuando ahora hago lo mismo con mis alumnas.

5. ¿Cuál fue la vez que más vergüenza pasaste en el escenario? ¿qué paso?
Fue en el fin de curso de mi segundo año de Danza Oriental: en un giro se me cayó una tobillera bastante aparatosa que me empeñé en lucir, la pisé, me embargó el pánico... ¡y no atiné con el resto de la coreografía!
Eso me enseñó dos cosas: una, a ensayar previamente con todo el vestuario. La otra, a aprender siempre de mis fallos.

6. ¿Cuál es tu vestuario favorito?
Depende de mi época o momento personal.Pero, en general,  adoro los tonos rojos, negros y blancos; visual y simbólicamente hablando.


Siento, además, particular predilección por la joyería india: tikkas, naaths... No suelo actuar sin ir bastante adornada, ¡debo admitirlo! Aunque siempre cumplo una regla: nada de moños o recogidos que, aunque son preciosos, limiten la libertad de mi cabello, ¡adoro bailar con él!

7. ¿Prefieres bailar sola o acompañada?
No tengo preferencias al respecto.
Si tengo feeling con otra/s bailarina/s, y hay ganas de trabajar, disfruto de la creación conjunta: puedes aprender mucho de otras personas. En escena sientes cómo la energía pasa de una a otra: eso te expande.
Si preparo algo como solista, me gusta hacer introspección y navegar por distintas formas de creación sin tener que conectarme con otros. En escena, puedo hasta cambiar pasos o combos si lo siento así en el momento.
¡En ambos casos hay cosas muy interesantes!



8. ¿Cuál es tu mejor experiencia como profesora y cuál la peor?
¡Es difícil quedarse con una “mejor experiencia”! Cuando tus alumnas van avanzando, cuando cada vez les cuesta menos ejecutar los pasos y se sienten más libres... eso es muy gratificante. Pero también lo es cuando te hacen algún regalito, sencillamente, porque se han acordado de ti. Cuando organizan quedadas fuera de clase para tomar un té donde, por supuesto, tú estás invitada.
¡Eso es lo que pretendo! Mostrar un mundo que enriquezca nuestro día a día, que no se quede en el aula.


¿Lo peor? No recuerdo ninguna “mala experiencia” en especial. Hay momentos en clase donde algún paso puede atravesarse a  alguna persona. Pero incluso ahí hay algo bello y útil: acompañar y guiar a la persona para que lo haga suyo es, de nuevo, gratificante.

9. ¿Quién es para ti el mejor bailarín/a de tu estilo?
¡Uf! Admiro a muchos bailarines, sea "al completo" o en aspectos concretos, y no todos son famosos ni mucho menos.
Pero si debo menncionar a artistas conocidos, me fascinan la técnica de Rachel Brice, la energía de Zoe Jakes y la creatividad de Moria Chappel.
Leyla Jouvana, Sadie Marquardt y Amira Mor dentro del Oriental.
Madhuri Dixit es la elegancia personificada.
¡Y no olvido a las bailarinas españolas! Sil Idhun y Morgana son sencillamente increíbles.

10. ¿En que te inspiras para crear tus coreografías?
Si se trata de Bollywood, averiguo siempre qué dice la letra de la canción: Bollywood es cine, es intepretación, y como tal hay que explicar una historia. En Oriental también tengo en cuenta la melodía o la letra, pero me baso más en la armonía y la técnica.

También tengo en cuenta si funcionará con el público que vaya a verme. No es lo mismo actuar para una fiesta mayor que para un espectáculo “intimista”. Creo que el artista debe saber aunar y equilibrar ambos factores para realmente comunicar, no solamente ofrecer un monólogo. ¡Algo muy delicado! No dejar que tu creatividad se vea cohibida, pero también en conexión con el espacio en el que actuarás y crees que hallarás.

Tengo también mis “fetiches”: la diosa dual, -  la diosa que tanto puede arrebatar la vida como darla - es un tema recurrente cuando soy libre de experimentar.



11. ¿Qué otras aficiones ocupan tu vida además del baile?
Tanto la ilustración como el arte-terapia son dos campos que forman parte de mi vida profesional en mayor o menor medida, así que aunque me gustan como si de hobbies se tratasen, ¡no puedo considerarlos como tal!



Me gusta leer, viajar, comer chocolate como si no hubiese mañana, pasar tiempo con mi novio y mis amigos... y perderme por Barcelona cuando menos me lo espero, ¡sea de día o de noche!





No hay comentarios:

Salamandra buscando...